ASOCIACION CULTURAL MI COMPADRE RURAL

A continuación voy a contaros la historia de cómo conocimos en nuestra cooperativa a MI COMPADRE RURAL.
Todo empezó cuando un grupo de amigos decidimos iniciar un proyecto empresarial que nos llevase a realizar actividades turísticas en La Sierra de Aracena y Picos de Aroche. Para empezar contábamos con nuestros recursos humanos, nuestra amiga Tormenta, una burrita dócil y amable, compañera de esta aventura y un proyecto empresarial que Jose y Mario habían presentado en un Máster de Arqueología.
Así nace CULTURALEZA S.C.A. Al principio todo nuestro trabajo consistía en reunirnos hablar y pensar. Que producto íbamos a ofrecer?, como lo íbamos a ofrecer? y sobre todo a quien se lo íbamos a ofrecer?, a los visitantes?, a los turistas?, a las familias?, a l@s niñ@s?, a los mayores?. No, simplemente a LAS PERSONAS . El segundo paso era como lo íbamos a ofrecer?, pues acercándonos al corazón de estas personas. Solo quedaba decidir que producto. Apostamos por la experiencia, pero? experiencia sin más? Vivir la vida ya es una experiencia, así que si estábamos hablando de personas y corazones experiencia significaba emociones, sensaciones, vivencias. Esta sería la filosofía de nuestra empresa, solo quedaba un slogan y a trabajar. ¡El slogan! Como puede expresar mejor nuestro cuerpo una sensación o una emoción? Está claro, con una sonrisa. Y cuando provocamos estas sensaciones y emociones que estamos haciendo también? Pues dejando la semillita del aprendizaje. Así quedó DIBUJAMOS SONRISAS, SEMBRAMOS CONOCIMIENTO. Donde?. En el Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche, un lugar que aparte de su riqueza paisajística y su patrimonio natural y cultural, encierra en su interior un mundo de sensaciones.
Ahora tocaba lanzar nuestros productos y todos deberían tener un formato común. Fusionando los elementos con los que habíamos decidido trabajar Turismo Cultural, Turismo Experiencial y Turismo Sostenible obtuvimos este formato: TURISMO CREATIVO. Buscábamos unos servicios basados en la calidad y la creatividad, donde las sensaciones y emociones fuesen las autenticas protagonistas, llegar al corazón de las personas de forma que estas sensaciones fuesen vividas y compartidas. El objetivo, volver de nuestro viaje no solo con un móvil lleno de fotografías, también con un corazón lleno de sensaciones y experiencias.
Ya teníamos nuestros productos pero había que dar un paso más había que hibridar, hibridar como el que se pone a coser o cocinar. Pero qué era eso de hibridar? Se trataba de coger dos productos que nada tenían que ver y fusionarlos (hibridarlos) para obtener un producto final viable y sostenible. El teatro reunía todas las condiciones para este proceso de fusión. Empezamos con TEATRO Y PATRIMONIO, una visita teatralizada al Castillo de Cortegana o a la Mezquita de Almonaster, donde las personas que la realizan desde el momento que entran por las puertas del Castillo son las autenticas protagonistas. Villanas que vienen a la audiencia mensual del Alcaide a exponer sus problemas. En el mundo natural TEATRO Y NATURALEZA, un sendero que nos acompaña Juan Castaño, un personaje arriero que lo recorría cada semana para moler el grano en los distintos molinos de agua que vamos encontrando en el camino. TEATRO Y FORMAS DE VIDA un sendero nocturno que nos traslada a la vida de los personajes de la noche en la Sierra: Maquis, contrabandistas, segadores… sus vivencias, como se orientaban, historias de lobos….
Venir a la Sierra para lavar en una refregadera con jabón que tú mismo haces, cultivar y sembrar una huerta, embotar tomates y verduras, comerte el otoño en colaboración con los demás, eso es vivir experiencias que nos trasladan a formas de vidas pasadas que tenemos que recuperar y vivenciar. En el Camping ya teníamos el Aula de Educación Medioambiental, las quedadas tematizadas se habían consolidado, todas las actividades, las comidas, los senderos, los talleres, las actividades para niños y niñas las hacíamos entre todos y todas, habíamos conseguido organizar fines de semana de vivencias colaborativas y con ello fidelizar a las personas que iban participando. No cabe duda que con ello estábamos generando destino.
Habíamos conseguido llegar a las personas, pero había que seguir avanzando: OTRO PASO MÁS. Y allí estaba: MI COMPADRE RURAL. Y que es mi compadre rural? Pues lo es todo, una figura, un personaje camaleónico, una emoción, un porquero en la Ruta del Jabugo, una experiencia, un grupo humano, una sonrisa, una asociación. En suma un ente capaz de recoger y transmitir toda la experiencia, costumbres, tradiciones y formas de vida de una comarca que desde Culturaleza queremos reactivar.
Es curioso, habíamos estado compartiendo todo este proceso con él y no nos habíamos enterado. Ahora, abrazados a él, caminamos por estos senderos del Turismo Creativo e Inteligente, con la seguridad de que nos irá abriendo las puertas del futuro. Porque nos ha enseñado que cualquier vida pasada es la identidad del presente y la puerta del futuro.
La Asociación Cultural “Mi Compadre Rural” es ya una realidad en la Sierra de Huelva, con ella emprendemos un largo camino para adentrarnos en formas de vidas pasadas y recuperar todas esas tradiciones, costumbres y quehaceres que dan forma y contenido a un legado cultural de nuestros antepasados, que corre el riego de perderse, y que, por encima de todo, debe formar parte de nuestro presente.
Luis Romero

Share

Deja tu comentario

Puedes usar código HTML

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>