CULTURALEZA Y LOS NIÑ@S

 IMG_2420

    Hace ya más de tres años que Culturaleza empezó a forjarse como una gran empresa de Gestión Cultural y Dinamización del Patrimonio y desde sus orígenes teníamos claro que nuestros queridísimos niñ@s serían los grandes protagonistas de muchos de nuestros proyectos.

     Sabemos que ellos son el futuro de nuestra sociedad, son los que podrán cambiar los valores del mundo en el que vivimos, serán ellos los que lucharán por la sostenibilidad de nuestro Planeta y los que un día entenderán que debemos preservar nuestro Patrimonio Natural y Cultural.

     Por este motivo, diseñamos para ellos una gran variedad de actividades, talleres y productos cuyos pilares fundamentales son valores como el respeto, la solidaridad, la sostenibilidad…a través de los cuales se les dota de las herramientas necesarias para fomentar su aprendizaje autónomo, es decir, intentamos fomentar una educación en valores para la formación de personas: “Aprender a aprender”. Y nuestro objetivo último es que esos niñ@s sean capaces de aplicar los conocimientos adquiridos en las situaciones de su día a día.

     Otro tema que nos preocupaba mucho era la forma, el modo de llevar a cabo estas actividades y fue entonces cuando apostamos fuertemente por el aprendizaje experiencial, ya que como dijo Confucio “Me lo contaron y lo olvidé; lo ví y lo entendí; lo hice y lo aprendí”. Por eso todos nuestros talleres y actividades están basados en experiencias, pero no son simples experiencias, nosotros queríamos llegar un poquito más allá y fue cuando se nos ocurrió aderezar este cóctel de valores y experiencias  con el teatro para conseguir enseñar de una forma lúdica y divertida.

     Desde que comencé mi andadura con Culturaleza he pasado momentos inolvidables con todos los niñ@s que han pasado por aquí, me han sorprendido con sus preguntas, me han emocionado con sus comentarios, me han hecho reír como hacía tiempo que no lo hacía e incluso me han hecho interrogarme sobre cuestiones que seguramente habrían pasado desapercibidas por la mayoría de nosotros si no fuera por la curiosidad que nuestros pequeños tienen por todo lo que nos rodea. Me han inundado con su alegría y me han hecho sentirme de nuevo niña. Me han enseñado que no debemos perder nuestra inocencia, que las risas deben ser el timón de nuestra vida, que la curiosidad mueve montañas y que el juego es el mejor instrumento para enseñar y para aprender. Ahora entiendo que Peter Pan se fuera al Mundo de Nunca Jamás con los niños perdidos y Campanita, que se embarcara en esa aventura llena de fantasía e imaginación y que no comprendiera por qué Wendy los abandonó para volver a su casa.

     Quizás, si todos volviéramos a ser un poquito niñ@s, tendríamos una perspectiva distinta de los problemas y podríamos dar soluciones sorprendentes a muchos de nuestros conflictos.

     Cada día estoy más segura de que no nos equivocamos al elegirlos como los verdaderos protagonistas de nuestra historia ya que son ellos con sus risas, su alegría y su entusiasmo los que nos guían en nuestro camino. Gracias pequeñ@s, mil gracias por todo lo que nos aportáis…

Ofelia Escaño

ofelia

Share

Deja tu comentario

Puedes usar código HTML

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>