La importancia de la Historia para un turismo de calidad

  Castillo de Aroche

                      Conseguir que un producto o servicio, en este caso, turístico pueda alcanzar los niveles de calidad preestablecidos, depende de varios factores. No obstante, la calificación y el certificado de notas lo dictamina, a su propio juicio subjetivo, el receptor de la actividad: el cliente. De poco sirve que el emisor del servicio estime haber conseguido los objetivos marcados si el cliente no ha visto satisfechas sus expectativas.

          Aunque resulta imprevisible conocer la reacción de los participantes y su posterior opinión sobre una actividad, independientemente de lo atractiva que a priori pueda preverse, sí que podemos trabajar de forma planificada y profesional para acercarnos lo máximo posible a una calidad percibida generalmente por el grupo. Es una apuesta decidida,  columna vertebral de la filosofía de Culturaleza desde sus inicios: trabajo + ganas, ilusión, reponsabilidad, profesionalidad, creatividad = calidad.

          El camino comienza con una idea o con la demanda de un servicio, los primeros pasos quedan conformados por una planificación del trabajo en equipo y un reparto de tareas según la especialidad de cada uno. En mi caso, la responsabilidad que me corresponde es la de preparar la documentación histórica necesaria para la creación de un producto.

          En pro de un turismo de calidad, de un turismo cultural y creativo, referencias de nuestra iniciativa empresarial, resultaba fundamental dotar de una importante base histórica a toda actividad creada. El hecho de que Culturaleza cuente con dos historiadores prácticamente no deja lugar a otro camino, al tiempo que nos sirve para ejercer nuestra profesión en el marco empresarial del turismo y demostrar que no sólo de la docencia vive el historiador.

          La documentación histórica nos ayuda a conocer mucho mejor el marco espacio-temporal en el que desarrollar la actividad, facilita el trabajo de actores, dinamizadores o guías, que parten de verdades no absolutas pero si de hipótesis contrastadas que fortalecen sus mensajes; acerca al visitante a las formas de vida del lugar que visita, le ayuda a entender muchas de las cuestiones que le surgen y marcha con la sensación de conocer aspectos de otra tierra que no es la suya, semejante en algunas particularidades, diferente en otras.

          El trabajo se inicia con una recopilación de bibliografía relacionada con el tema, desde la más específica hasta la más general. En caso necesario se pueden consultar otras fuentes históricas y antropológicas: búsqueda de información en archivos y material gráfico, prospecciones arqueológicas o consulta de fuentes orales.

          Con la información recopilada, estructurada y contrastada, el siguiente paso es visitar el espacio donde se desarrollará la actividad para comprobar datos y buscar nuevos elementos que enriquezcan los contenidos; es necesario respirarlo, sentir el paso del tiempo por sus rincones, poner en práctica con la imaginación, en el mismo escenario histórico, la documentación que ya se ha trabajado en el estudio y, sobre todo, preguntar, muchas de las respuestas permanecerán en el lugar.

          Finalmente la documentación pasa a la siguiente fase donde servirá de base y de contexto al guión de la actividad, concluyendo mi aportación y comenzando la de otro compañero. De esta forma la ficción emerge de la realidad y se entremezclan dando sentido a un sendero tematizado, a una visita teatralizada o a una gymkhana histórica para que se conviertan en una experiencia divertida, didáctica y sostenible culturalmente hablando, que estimule emocionalmente al visitante.

José Francisco González

@Berkam13

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Share

Deja tu comentario

Puedes usar código HTML

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>