La Tripulación de el Arenal en la Expedición de Magallanes

20130320-102317.jpg

La tripulación del Galeón San Buenaventura ha tenido bastantes cambios en estas últimas semanas y es que finalmente ha decidido enrolarse en otra expedición que parece más atractiva para el afán aventurero de sus marineros, pero cargada de peligros e intrigas. Se trata de la Expedición de Fernando de Magallanes que partiendo desde el Puerto de Sevilla en el Arenal, conseguirá llegar a las Indias por occidente navegando por los océanos Atlántico y Pacífico.
Representa la primera circunnavegación de la Tierra entre 1519 y 1522, una expedición capitaneada por Fernando de Magallanes que murió en 1521 por lo que la empresa fue concluida por Juan Sebastián Elcano. La expedición estaba compuesta por cuatro naos: Victoria, Concepción, San Antonio y Santiago y una carabela: Trinidad, de las cuales solo regresó la Victoria. Desde 1517 Fernando de Magallanes negocia con la Casa de la Contratación de Sevilla un proyecto muy ambicioso, dar a España la posibilidad de llegar a las “Islas de la Especiería” (Islas Molucas) por Occidente, que finalmente recibirá la aprobación de la corona española.

En los días previos a la partida de la expedición de Magallanes el 10 de Agosto de 1519, la desgracia recae en esta expedición. Las embarcaciones se encuentran ancladas en el puerto de El Arenal porque parte de la tripulación (marineros, grumetes, soldados, etc.) ha desaparecido. Se sospecha que la corona portuguesa trata de sabotear este viaje para mantener su monopolio comercial con las Indias. Algunos marineros están en la cárcel porque al arribar en Sevilla la justicia se ha hecho cargo de ellos pues tienen cuentas pendientes, otros han caído repentinamente enfermos de viruela y sífilis que son muy contagiosas y no pueden embarcarse en la expedición. Por ello se hace necesario encontrar cuanto antes una nueva tripulación pues las embarcaciones necesitan partir en las fechas establecidas por la Corona y la Casa de Contratación. Ante esta situación Juan Sebastián Elcano, contramaestre de la nao Concepción, encarga desesperadamente a su marinero de confianza Juan Rodríguez, la formación de una nueva tripulación y tratar de cumplir las fechas establecidas para la partida de la expedición.

La misión de los personajes, el contramaestre y el marinero, será formar a todos los participantes de la visita para que constituyan parte de la tripulación que partirá en pocos días. Para ello realizarán un recorrido por diversos espacios que todo marinero debe conocer antes de embarcar y superar una serie de pruebas que los personajes le propondrán.

Pero antes de embarcarse en la expedición es necesario un buen avituallamiento de los marineros que podrán degustar el mejor jamón Lazo (www.jamoneslazo.es) de la Sierra de Aracena y Picos de Aroche en el Bodegón Torre del Oro (www.bodegontorredeloro.es) y de esta manera subir a bordo con un buen sabor de boca.

Por Mario Borrallo (@MbrMario)

Mario Culturaleza

Share

Deja tu comentario

Puedes usar código HTML

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>