Turismo Creativo

IMG_5594

     Teníamos ganas de emprender, de dibujar sonrisas, de sembrar conocimiento, pero no encontrábamos la forma. Culturaleza caminaba de forma un tanto alocada, escuchando voces aquí y allí; soñando con hacer algo diferente, algo que nos acercase a la realidad de unos pueblos que, protegidos por la aureola del Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche, se mueven como pajaritos en el nido a la hora de comer. Todos tratando de llevarse su parte de la tarta.

Sabíamos que las puertas de este mundo empresarial no se abren con sólo girar el picaporte, que cada paso significa, esfuerzo, imaginación y entrega y aún así, no todo resultaba como lo habíamos pensado; y llegó el momento, ese momento en el que decides despojarte de todo lo que vas acumulando en tu trayectoria empresarial. Te liberas de esa carga pesada que no puedes soportar y que te va aplastando e inmovilizando; te liberas, y desnudo te entregas de lleno a la creatividad, a esa diosa capaz de estar cuando nadie la ve, capaz de caminar cuando no existen senderos, capaz de volar cuando no existe cielo.

Y así empezamos a trabajar en el laboratorio de nuestras mentes, como el que trabaja en la cocina de un restaurante, teníamos que sacar unos platos que fuesen diferentes, innovadores, atractivos y sobre todo, unos platos, que llegasen al corazón de  las personas. Comenzamos con elegir unos ingredientes que en principio no sabíamos si iban a tener buen asiento en nuestros platos tradicionales, así que llenamos nuestros tarros con especies tan exóticas como experiencias, sensaciones, emociones, tradiciones, formas de vida y empezamos a cocinar.

El resultado no pudo ser mejor, combinando naturaleza, patrimonio y cultura con la dramaturgia, esto condimentado con una buena dosis de experiencias, un buen puñado de sensaciones y emociones, y todo sazonado con mucho cariño acabó en un plato de una presencia exquisita preparado para ser horneado. Siguiendo con la filosofía que habíamos utilizado hasta ahora decidimos que este plato necesitaba una cocción especial; así que preparamos nuestro horno tradicional de leña y a fuego lento, e impregnado de todo el sabor de los ladrillos centenarios de su bóveda habíamos encontrado una fórmula para preparar productos turísticos llenos de vida y de historia, que Culturaleza los ha bautizado como Turismo Creativo.

 

Luis Romero

@LuisJRo

luis-romero-vazquez

Share

Deja tu comentario

Puedes usar código HTML

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>